Tecnología

Drones e inteligencia artificial al servicio del taller de pintura del futuro

La realidad aumentada será una tecnología fundamental en los centros de reparación de carrocería en pocos años.

 

Así será el taller de carrocería del futuro

 

El taller de carrocería del futuro utilizará herramientas y técnicas que hasta hace unos años resultaban impensables. Y es que el avance de la tecnología y el cada vez mayor rango de aplicación de las novedades, están contribuyendo a esta aceleración del sector. Los cambios se producirán en todo el proceso que sigue el taller, desde el primer contacto con el cliente hasta la entrega final del vehículo.

159718-full_programa-para-talleres-mecanicos-chapa-y-pintura-mecanica.jpg

Al igual que está pasando en todos los campos, la inteligencia artificial llegará a los centros de reparación de chapa y pintura. La aplicación de estas técnicas para la corrección de desperfectos en la carrocería es ya una realidad.

Audi, por ejemplo, cuenta con un sistema que detecta grietas en piezas durante el proceso de prensado, y que ha sido desarrollado gracias a un software de reconocimiento que ha procesado millones de imágenes de grietas con un solo pixel de ancho.

Los talleres de carrocería, en la actualidad, ya trabajan con equipos y sistemas que se encargan de medir el color y preparar las mezclas, por ejemplo. Sin embargo, los centros de reparación del futuro asistirán a una expansión del uso de robots para todo tipo de aplicaciones. Los drones se encargarán de escanear los desperfectos de la chapa, un análisis previo a la llegada del vehículo al taller.

ready2_spray_1.jpg

Glasurit ha trabajado en un vídeo que muestra cómo será el proceso de reparar un coche autónomo. Tras avisar el conductor a un taller cercano sobre el deterioro, un dron acudirá hasta el lugar para escanear el arañazo y la matrícula del vehículo. El operario del centro recibirá la información y decidirá cuándo va a repararse.

En los talleres del futuro será imprescindible la realidad aumentada. Tras recibir el coche autónomo las coordenadas del centro y llegar a las instalaciones, el operario empleará esta tecnología para gestionar consultas como la prioridad de la reparación o si la compañía ha autorizado, o no, la misma. Además, analizará las dimensiones del defecto, la cantidad de pintura y el tono a usar.

El empleo de este tipo de tecnologías y técnicas para los procesos de diagnóstico y reparación ayudará a los talleres de carrocería a optimizar al máximo sus procesos. Sistemas con grandes ventajas que irrumpirán con fuerza en el día a día de los especialistas.