Pruebas de coches

Prueba del Ford Kuga PHEV

Prueba del Ford Kuga PHEV: sin duda, este es el Ford clave

 

 foto ford 1.jpg

 

 

 

Está claro que el Focus es el orgullo de Ford y ningún otro se vende tan bien en Europa como el Fiesta. Pero los responsables de la marca del óvalo en Europa deben ampliar su campo de visión más allá de su sede en Colonia (Alemania), porque las prioridades cambian.

Gracias a la exitosa situación mundial que viven los SUV, el Kuga y el Escape –su hermano gemelo estadounidense– se han convertido en los modelos clave para la marca a nivel mundial, y más lo será con el lanzamiento del coche de la prueba, el Ford Kuga PHEV.

Por eso, el equipo de Desarrollo se ha empleado a fondo poniendo el foco en la tecnología para la tercera generación de este superventas, y han creado un nuevo SUV con precios que comienzan en España en 37.800 euros (precio oficial sin descuento). Pero si se le aplican los 3.540 euros promocionales y se financia la compra, puedes comprarlo por unos 30.000 euros, lo que hace que incluso competidores exitosos como el Volkswagen Tiguan parezcan algo desfasados. Más adelante puedes ver el listado con toda la gama actual.

 

 Foto ford 4.jpg

Fabricado sobre la plataforma del Ford Focus actual, el Kuga ha crecido en longitud 8,9 centímetros y ahora brinda una batalla de 2,71 metros (2 cm más). Mide 4,61 metros de largo en total y, por tanto, ofrece notablemente más espacio para niños y equipaje, sobre todo ahora que los asientos traseros se pueden desplazar 15 cm. Además, el nuevo Kuga aparenta ser más liviano (respecto al Kuga anterior, según versiones, pesa entre 80 y 150 kilos menos) y simplemente más atractivo que antes con la línea del techo más baja, y sus 4 cm más de ancho le sientan realmente bien.

Los cambios estéticos son evidentes: en el frontal destacan la nueva parrilla que se suma a la imagen de marca de los últimos modelos lanzados por Ford, como el Focus y el Ford Puma. En la parte inferior llama la atención la toma de aire que se extiende hacia los extremos y enmarca los faros antiniebla. Y las ópticas principales van en posición elevada para evitar reparaciones costosas en caso de accidente, como ya ocurría en la generación anterior. Las formas son ahora más suaves, pero no se olvida de elementos que lo hacen parecer más deportivo y musculoso, como el capó abultado, los enormes pasos de rueda, que en el caso de esta unidad de pruebas acogen unas llantas de 20 pulgadas; y en la zaga el alerón de techo, la doble salida de escape y el difusor simulado de mismo color de la carrocería, igual que los retrovisores y los tiradores de las puertas.

Deportivo en la forma, en definitiva, pero también a la hora de conducirlo. Gracias a la nueva plataforma, más ligera y rígida que antes, un chasis bien afinado y una dirección precisa, nadie más en esta competida liga de SUV compactos vincula al conductor y la carretera tan estrechamente como lo hace Ford con el Kuga.

 

5 modos de conducción en el nuevo Kuga PHEV

 

Cuenta con el sistema Drive Mode, que ofrece cinco posiciones que ajustan la respuesta del acelerador, la dirección, el control de tracción y los tiempos de cambio de marchas del cambio automático.:

  • Normal
  • Sport
  • Eco
  • Resbaladizo
  • Nieve/Arena

 

De manera adicional, esta versión híbrida enchufable del Ford Kuga ofrece 4 modos de conducción eléctrica:

 

  • EV Auto: gestiona el sistema híbrido de manera automática
  • EV Ahora: es el modo 100% eléctrico
  • EV más tarde: te permite guardar la carga de la batería para usarla cuando más partido le vayas a sacar, es decir, en ciudad
  • EV en carga: te permite destinar parte de la potencia del motor de combustión para recargar la batería mientras vas por carretera y así, al llegar a la ciudad aprovechar su eficiencia. Así se aumenta el consumo, pero se compensa con lo que no vas a gastar entre semáforos.

Y añadida a todas estas está la tecla L (Low), que retiene más de lo normal, en mi opinión demasiado, para cargar la batería  más rápido.

 

Conjunto mecánico del Kuga PHEV

 

El Ford Kuga PHEV combina un motor de gasolina Duratec de 2,5 litros junto a otro eléctrico y entre ambos desarrollan una potencia conjunta de 225 CV. La batería tiene una capacidad de 14,4 kWh, y en el mejor de los casos te permite circular en eléctrico puro durante 56 kilómetros. En la práctica, puedes cruzar fácilmente de punta a punta cualquier ciudad y luego hacer otra media vuelta por una autovía radial sin que tengas que recurrir al motor térmico en ningún momento.

El cambio es automático de tipo epiciloidal y es más suave que rápido. No obstante, logra unas prestaciones que no están nada mal. Acelera de 0 a 100 en 9,2 segundos y alcanza una velocidad máxima de 200 km/h. Con un pie sensible, que sepa tratar al acelerador, el Kuga no sólo rueda como un coche eléctrico, sino que también viaja bastante rápido, hasta 135 km/h, sin el motor de combustión. 

 

foto ford 2.jpg

 

En marcha es un coche que varía mucho su respuesta según el modo que elijas. En carretera es bastante confortable y la suspensión filtra bien las imperfecciones del asfalto, pero si activas el modo Sport te muestra una cara más agresiva, la dirección se vuelve más directa y podrás rodar por zonas de curvas como esta sin notar excesivos balanceos. Y eso que es un coche que pesa 1.844 kilos. 

Ford asegura que la batería se puede cargar en un enchufe convencional de 230V en menos de seis horas, así que por la noche, con tarifas menos caras, da tiempo de sobra para llegar al 100%. Así que no necesitas gastar dinero extra en la instalación de un wallbox

 

Interior del nuevo Ford Kuga

 

El interior también ha cambiado mucho. El salpicadero tiene un aspecto moderno y buenos acabados. Todas las funciones quedan a mano, pero para lo que se lleva hoy en día quizás hay demasiados botones, tanto en el volante, como a la izquierda de este y en la consola central. Pienso que estaría bien crear accesos directos y poner más funciones táctiles.

Viene de serie con el sistema multimedia SYNC3 con pantalla táctil capacitiva de 8 pulgadas y compatible con funciones vocales. Y la otra gran novedad también salta a la vista y es el nuevo cuadro de mandos digital a color de 12,3”, que ofrece distinta información y color según el modo seleccionado.

 

Por el momento, los acabados disponibles en España son 3: Titanium, ST-Line y ST-Line X. Todavía no existe el Vignale de esta unidad de prensa, que, como ves, tiene matrícula alemana y viene directamente de Colonia, la sede de la marca en Europa, pero el acabado Vignale sí estará disponible en un futuro próximo.

El maletero pierde 64 litros de capacidad respecto a un Kuga normal, porque las baterías van situadas en esta zona. Ofrece 411 litros, que pasa a tener 581 litros si se adelantan los asientos y si estos se pliegan alcanza un máximo de 1.481 litros.

 

Precios Ford Kuga PHEV

 

Titanium

37.800 euros

ST-Line

39.400 euros

ST-Line X

41.400 euros

 

Conclusión de la prueba del Ford Kuga PHEV

 

Hay vida más allá de los SUV alemanes o franceses. Aunque la generación actual del Ford Kuga ha pasado por nuestro mercado sin pena ni gloria, eso ahora va a cambiar radicalmente, pues la tercera generación no sólo se ha puesto al día, sino que ha dado un salto de gigante.

 

fot0 ford 3.jpg

 

Fuente: autobild