Productos

Limpieza inteligente del parabrisas: Jet Wiper

Páginas desde03 Magazine 242 Alta

Un campo de visión claro es esencial para una conducción segura. Y cada vez que este campo de visión se ve alterado por la suciedad del parabrisas, el Jet Wiper de Bosch se pone a trabajar. Como parte de un sistema integral de limpieza, Bosch ofrece, junto a las escobillas limpiaparabrisas Aerotwin, un innovador brazo limpiaparabrisas que empezará a equiparse de serie en el nuevo Volvo XC90. El nuevo Jet Wiper tiene un nivel de eficacia muy superior a los limpiaparabrisas convencionales, gracias a su control inteligente combinado con boquillas de pulverización integradas en el propio brazo y que se encargan de distribuir el líquido de lavado de manera uniforme, garantizando así que el parabrisas se limpie en toda la longitud de la escobilla. “El Jet Wiper inyecta la cantidad adecuada de líquido, precisamente donde se necesita”, asegura Bernhard Straub, presidente de la división Bosch Electrical Drives.

Páginas desde03 Magazine 242 Alta2

Las ventajas principales de este sistema son que la visión de los conductores no se vea afectada por el agua pulverizada, y el consumo de líquido limpiaparabrisas se reduce hasta en un 50 por ciento.

El Jet Wiper no desperdicia ni una sola gota de líquido de lavado. Esto se debe también  al  accionamiento  reversible  del  limpiaparabrisas, también fabricado por Bosch. Esta unidad alterna la rotación del motor entre las dos posiciones finales de  los  brazos  del limpiaparabrisas posición de reposo y “pilar A”. La electrónica integrada hace que ésta puede detectar en todo momento la posición del difusor del brazo sobre el cristal parabrisas. Para lograr una mayor eficacia de limpieza, la pulverización se realiza sólo cuando el brazo se mueve hacia arriba. De esta manera, el líquido es recogido inmediatamente por las dos escobillas Aerotwin que lo distribuye uniformemente por todo el parabrisas. “Así pues, el sistema de Bosch proporciona una limpieza óptima a lo largo de toda la escobilla”, afirma Straub. Esto también asegura que la cámara de vídeo utilizada para los sistemas de asistencia al conductor, que normalmente está situada a la misma altura que el espejo retrovisor, tenga un campo de visión claro.