Noticias del sector

En 2022, la edad media del parque automovilístico español será de 13 años

Y, en 2030, aún superará los 11 años. Son algunas de las conclusiones que ha desvelado Mario Armero, vicepresidente ejecutivo de Anfac, durante la presentación del Informe Anual 2018 de la patronal de fabricantes, que también ha presentado su nueva web corporativa. 

Para entonces, "el parque tendrá una edad media de 13 años". Y es que, según Anfac, "hoy se venden más del doble de vehículos de más de 10 años que antes de la crisis, cuando las emisiones contaminantes de esos coches son un 85% superiores a un vehículo actual". Pero hay más, y es que según los estudios realizados, para 2030 se prevé que, en España, más del 16% del futuro parque unos 3,7 millones de vehículos tenga más de 20 años. 

Foto 1.jpg

Parte de la culpa de este envejecimiento del parque se debe, según Anfac, a la "confusión" que existe en el ciudadano sobre qué coche comprar, por lo que este espera para comprar uno nuevo y, si lo necesita, adquiere uno "de 600 y no de 15.000 euros", explica Armero  Eso ha supuesto, según los cálculos de la asociación, que en lo que va de 2019, exista una demanda retenida vehículos que se deberían haber vendido de no darse esta confusión- de hasta 45.000 vehículos". Debido a estas circunstancias, desde Anfac se prevé que, a fin de 2019 esta incertidumbre y demanda retenida va a suponer que 2019 cierre con un descenso de las matriculaciones de turismos y TT del 3% en el mercado particular y hasta julio de 2019, el descenso ya alcanzaba el 12,3%, frente a un alza del 3,8% en cuanto a los vehículos comerciales y del 1,8% en los vehículos industriales. Así las cosas, Anfac advierte de que, en 2019,  Hacienda "dejará de ingresar aprox 350 millones de euros debido al descenso de matriculaciones" y, lo que es peor, no descarta "un nuevo retroceso" del mercado de turismos y TT para 2020.

Foto 2.jpg

 Planes de achatarramiento

La solución del envejecimiento del parque pasa, según la patronal de fabricantes, por un "plan de achatarramiento amplio que saque a los vehículos de más de 15 y 20 años de las carreteras y de las ciudades", algo en lo que está trabajando Anfac "con el Gobierno".

Eso sí, Armero ha defendido la necesidad de un plan de achatarramiento "a nivel nacional" que impulse la adquisición tanto de vehículos de combustión de bajas emisiones como eléctricos. Este requerimiento surge ante la fallida puesta en marcha de los diferentes planes regionales Moves de subvención a la compra de vehículos de energías alternativas que, gestionados por las distintas CC.AA. no "han funcionado todo lo bien que deberían" Y como ejemplo, Armero ha recordado el caso de Castilla y León, en el que su Plan Moves sólo ha oficializado 12 operaciones de vehículos eléctricos".Además de estos planes, Armero ha abogado por otras soluciones para el rejuvenecimiento del parque, como son "una fiscalidad orientada al uso y no a la compra del vehículo" y "la retirada del IVA a los vehículos eléctricos", algo que ya ha realizado el Gobierno de Canarias y de lo que Anfac se muestra "partidario de generalizar". 

Un 42% más de inversión de los fabricantes en 2018. En cuanto a la situación de la industria automovilística española el pasado año, Anfac ha señalado que los fabricantes invirtieron "mas de 3.000 millones de euros", cuando la media de otros años es de "unos 2.000 millones". Esto ha supuesto una inversión un 42% superior en 2018. Por otro lado, la facturación de los fabricantes de automóviles en ese 2018 creció un 3%, hasta los 66.550 millones de euros -104.000 millones si se añade la facturación de las empresas de componentes". Ahora bien, Anfac también ha advertido sobre "las consecuencias de [que se produzca] un Brexit duro" para la salida del Reino Unido de la UE el próximo octubre. La responsable económica de la asociación, Arantxa Mur, ha cifrado en unos 130 millones el impacto negativo para la industria automovilística española si, como parece ser, el Gobierno británico impone aranceles a los vehículos europeos.