Tecnología

Seat y Volkswagen deberán revisar los cinturones traseros de Ibiza, Arona y Polo

Una prueba independiente verifica que los anclajes de los cinturones traseros se sueltan en una maniobra de cambio brusco de carril.

 

Seat y Volkswagen deberán revisar y sustituir los anclajes del cinturón central trasero de todos los modelos Ibiza (de la quinta generación), del Arona y del Polo. Y es que una prueba independiente realizada en Finlandia descubrió que dichos cinturones traseros se desabrochan durante los cambios bruscos de carril.

cinturones traseros seat y volkswagen

Recordamos que los tres modelos emplean el mismo sistema, dado que todos ellos comparten la plataforma MQB-A0 del grupo VAG. La prueba se llevó a cabo con tres personas en los asientos traseros y el fallo se atribuyó al sistema de cierre.

El problema no se reprodujo sistemáticamente en todos los intentos, pero la necesidad de reducir los riesgos ha obligado a las marcas a actuar.

Por su parte, Seat y Volkswagen reconocen la situación y afirman que han remitido al organismo europeo de homologación una solución para este caso. Cuando reciban la aprobación del organismo, la nueva solución será implantada en todos los modelos afectados. Lógicamente, también se aplicará en las cadenas de montaje de Seat (Barcelona) y de Volkswagen (Navarra).

80.000 coches en España

La cifra de modelos que deberán someterse a esta revisión de los cinturones traseros rondará los 80.000 vehículos. De todos ellos, unos 50.000 serían del nuevo Ibiza, unos 8.000 del Arona y casi 20.000 del nuevo Polo.

A nivel europeo, estarían afectadas las 74.702 unidades del Polo fabricadas en 2017 y las 100.036 producidas en enero-abril. En Seat, se sumarán las 152.300 unidades del Ibiza fabricadas en 2017 con las fabricadas este 2018.

Todos los vehículos deberán ser revisados e incorporar la solución que la marca ya tiene prevista. Probablemente pasará por nivelar de nuevo los anclajes, al igual que en los modelos precedentes.