Productos

El Aditivo Super Diésel de Liqui Moly mejora el motor y revive su potencia.

Disuelve las incrustaciones de los inyectores, evitando la bajada de potencia y el aumento del consumo

Se recomienda echar una lata de Aditivo Super Diésel al depósito del vehículo cada 2.000 kilómetros
                                                                                  Se recomienda echar una lata de Aditivo Super Diésel al depósito del vehículo cada 2.000 kilómetros

Es inevitable: en cuanto un motor de combustión se pone en marcha, se generan restos de combustión que se depositan en su interior. Debido a ello, los motores pierden potencia lentamente y el consumo aumenta, al igual que las emisiones y el riesgo de sufrir una avería. El Aditivo Super Diésel de Liqui Moly pone fin a este fenómeno y recupera la capacidad de rendimiento del motor.

"Uno de los componentes críticos es el inyector. Los inyectores rocían el combustible en la cámara de combustión en forma de fina niebla. Si se forman incrustaciones en los minúsculos orificios de los inyectores, el combustible no se puede rociar de esa manera, lo que provoca que la combustión no sea tan perfecta", explica David Kaiser, director de investigación y desarrollo del especialista alemán en aceites y aditivos.

Como se trata de un proceso lento y progresivo, el conductor no nota nada en absoluto. Pero cuando los restos de combustión atascan los inyectores, evitan que puedan realizar su función. Cambiar un inyector no es barato y su montaje debe quedar en manos de un taller, con lo que se encarece todavía más.

Todo este dinero se puede ahorrar si cada 2.000 kilómetros se echa una lata de Aditivo Super Diésel de Liqui Moly al depósito del vehículo. La sustancia activa disuelve las incrustaciones de los inyectores y con ello mejora el patrón de atomización. Así el motor recupera su potencia y sus valores de consumo originales.

Además de limpiar, el Aditivo Super Diésel ofrece otras dos ventajas. La primera: con él mejora el índice de cetano y la capacidad de ignición. La segunda: protege todo el sistema de combustible de la corrosión y el desgaste y también brinda protección al motor cuando la calidad del combustible no es tan buena.

"Al usar Aditivo Super Diésel periódicamente, se alcanza la máxima capacidad limpiadora. De esta manera, el motor recupera sus valores originales, tanto en lo referente a potencia como a consumo. Y se evitan costosas reparaciones", asegura Kaiser.